- Habitaciones
- Salón - Recepción
- Salón - Comedor

- Biblioteca

- Sala de Música
 
ampliar foto
ampliar foto
 
La Casa
 
Habitaciones
Todas las habitaciones de la casa llevan un nombre diferente, cada uno de ellos hace referencia a alguno de los barrios más significativos de la parroquia de Mañufe. Las habitaciones tienen un color y una decoración distinta que las convierte en únicas, al igual que cada uno de los barrios de esta parroquia.
 
Salón - Recepción San Vicente
Este lugar debe su nombre al santo patrón de Mañufe: San Vicente.
Uno de los puntos neurálgicos, es la recepción, lugar en el que coinciden los que llegan y los que se van. El Pazo es un lugar de descanso y recreo, donde siempre encontrarás una persona que te informe de todo cuanto necesites saber.
Aquí mismo, antigua bodega de la casa, todavía se conserva el “lagar”, lugar donde se elaboraba el vino.
 
Salón - Comedor San Blas
La romería de San Blas es una de las más antiguas y conocidas del Valle Miñor. El tres de febrero, vecinos del lugar y alrededores acudían a la iglesia de Mañufe para pedirle al Santo que intercediese por ellos. Las principales peticiones que se le hacían al Santo era curar los males de garganta.
Una vez finalizada la misa, la gente acostumbraba a quedarse por los alrededores para disfrutar de las delicias preparadas y traídas en cestas; celebrando así la fiesta en honor al Santo. Hoy en día, cada tres de febrero, se sigue celebrando esta romería.

Por todo lo anteriormente citado, este comedor se bautizó con el nombre de San Blas, para que todo cuanto acontezca en él sea una auténtica romería gastronómica, donde saborear los platos más típicos de la zona.

En este comedor se sirven tres comidas diarias, desayuno, almuerzo y cena para todas aquellas personas alojadas en la Casa. El desayuno está compuesto, además de lo que habitualmente se toma (leche, café, cacao, …) por otros alimentos como zumos, batidos, bizcochos, “boleardos” caseros, miel casera, mermeladas variadas, frutas caseras (en temporada), etc. El almuerzo y la cena se componen de un primer y segundo plato, postre, bebida (agua, vino, refresco o cerveza), pan y café. Generalmente se prepara un menú casero, hecho especialmente para nuestros huéspedes y elaborado fundamentalmente por platos típicos de nuestra gastronomía. El equipo de cocina escoge y elabora un menú distinto para cada día.
Y, por supuesto, si el menú no es del agrado del huésped siempre podrá hacer otra petición o, si lo prefiere, dirigirse a nuestro restaurante exterior, donde podrá comer y cenar a la carta.

 
Biblioteca Tía Pepa
Este es el lugar más auténtico de la casa. Antiguamente era la cocina del Pazo y, muestra de ello es la “Lareira” que todavía se conserva proporcionándole a la casa ese ambiente tan acogedor.
En la actualidad, esta cocina se convirtió en un lugar que incita al descanso y a la lectura pero, sin embargo, se quiso mantener una parte de su origen y, por eso, todo aquel que lo visite tendrá la posibilidad de reponer fuerzas por la tarde tomando una infusión, un café, un refresco, etc. que uno mismo podrá preparar.

El nombre de la biblioteca, “la Tía Pepa”, viene de una mujer que nació en esta casa y que pasó la mayor parte de su vida en la cocina entre ollas y pucheros, uno de sus lugares preferidos. Sus recetas todavía siguen vivas y su pasión por la cocina se transmitió a la actual generación que compone la familia del “Pazo da Escola”
.

 
Sala de Música - San Sebastián
Aquí, uno puede permanecer durante horas escuchando música de todos los estilos y épocas.
Este lugar, bautizado como San Sebastián, se debe a un santo venerado en Mañufe, concretamente en una capilla del barrio que lleva este mismo nombre. La capilla, situada en un monte, constituye un excelente mirador desde el se pueden apreciar las vistas que alcanzan la bahía de Bayona y Playa América.

 
Restaurante
Los Salones

El restaurante está compuesto de dos salones independientes pero comunicados entre sí. Su capacidad es de, aproximadamente, unos 70 comensales y está situado en el antiguo cobertizo del Pazo. Restaurado con el mayor cuidado, se intentó mantener la estética que poseía antaño, conservando, por ejemplo, las antiguas columnas de piedra o las vigas de madera en el interior del restaurante. Independientemente del hotel, este restaurante está diseñado para ofrecer el mejor servicio a todas las personas que, estando o no hospedadas en el Pazo, quieran saborear los platos que allí se preparan.
Para las reuniones y grandes acontecimientos, el restaurante pone en marcha un servicio de carpa exterior, situada al lado de los jardines para disfrutar de un ambiente diferente. Tomar un aperitivo al aire libre, disfrutar del buen tiempo, estar en contacto directo con la naturaleza hace posible que los comensales disfruten de las vistas de una forma más cercana a la naturaleza.
Todos los platos que se elaboran en la cocina del restaurante son típicos de la zona y de la cocina tradicional gallega. Mariscos de la ría, pescados (Rodaballo, rape, …), carnes gallegas (cordero, ternera, lomo de cerdo, …), son la base de nuestros menús, sin olvidarnos de los potajes y verduras cultivadas en Mañufe. Además, complementando estas delicias, está nuestra amplia carta de postres caseros; legado de nuestros antepasados y heredado de generación en generación (leche frita, crêpes borrachas, filloas, tarta de “rexóns”, …), todo ello elaborado como antaño y regado con nuestros mejores vinos. Así es como hacemos que nuestro restaurante “Pazo da Escola” sea algo inolvidable para todo aquel que lo visite.








 
La Finca
   
El “Pazo da Escola” está rodeado, aproximadamente, de unos 10.000 m2 de terreno donde encontramos construcciones típicas de Pazos. La “Eira” de piedra, en el que se molía el grano, ahora convertido en una terraza donde descansar. El “ Canizo”, donde se guardaba el maíz recolectado y, allí mismo, en lo alto, un reloj de sol.
A lo largo y ancho de la finca encontramos todo tipo de árboles ornamentales como camelias típicas de Pazos, frutales, (manzanos, castaños, nogales, ciruelos, perales, …), y cepas de vino Albariño.
También disponemos de un espacio para albergar los diferentes tipos de animales, sin lo cual lo rural no sería lo mismo: conejos, cerdos, gallinas, ovejas, perros, etc. Estos animales conforman nuestra particular granja sin olvidarnos de nuestro huerto, dedicado al cultivo de hortalizas.
A escasos metros, en el exterior de la finca, está la Iglesia y el Atrio parroquial de San Vicente de Mañufe, motivo por el que no hay capilla en el interior del Pazo ( típica construcción de los mismos).